+34 688 871 328 (Mikel)

©2018 by Futbolista Frustrado. Proudly created with Wix.com

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Black Circle

Our Recent Posts

October 25, 2019

October 16, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload

Manifiesto ante el derecho de vulnerabilidad

July 26, 2018

Muy buenas, te saludo con un sentimiento de orgullo pero a la vez una pizca de miedo que quisieron instalarme desde niño. Te explico, he de aceptar que si, soy una persona vulnerable, muy vulnerable, es decir, según la rae :

 

“adj. Que puede ser herido o recibir lesión, física o moralmente.”

 

Después de analizas este significado, tengo dos opciones. La primera seria escudarme en mis miedos a una opinión social, que nos juzgaría de menos valiente, de miedica, por la mala connotación que lleva este adjetivo en nuestro diccionario emocional. La otra opción consta en aceptar que todo ser humano puede ser herido o recibir lesión física o moral, como seguramente tu la hayas recibido (yo desde luego todos los días), por eso hoy me manifiesto ante el derecho de vulnerabilidad que todo humano debería de poseer.

 

Somos vulnerables de naturaleza, quizá no te lo habías planteado antes, pero déjame contarle la historia desde mi punto de vista:

 

Cuando todavía no era consciente siquiera de lo que sucedía alrededor de mi persona , me enseñaron a no quererte, de echo, me enseñaron a odiarte, a repudiarte, a nunca aceptarte en ningún caso dentro de mi spectrum de emociones y sentimientos. Maldita sociedad, maldita mierda…

 

Yo odiaba que el contexto sintiese vergüenza por mi forma de actuar, esta es la razón por la que siempre he querido aparentar ser una persona con ideales claros, opiniones aceptadas y nunca haberme arrepentido o sentir de vergüenza de mi mismo. Pero siempre tropezaba en la misma piedra, por dentro era un mar de vergüenzas, dudas y muchos pero que muchos miedos… solo era una coraza.

 

Sin embargo, con el paso de los años, y las experiencias vividas, vi que el ser humano goza de una capacidad extraordinaria en comparación a cualquier otra especie; el raciocinio. Por este extraño tesoro tenemos el poder de gestionar los sentimientos o emociones, y el es el culpable de haberme cuestionado el porque eso sentimientos “negativos”* (la connotación negativa se la damos nosotros, las emociones son emociones, y después nosotros le ponemos etiquetas, positivas o negativas) inundaban mi sistema nervioso; 

 

¿ Porque era yo vulnerable, cuando nadie mas lo era ?

 

Pues ya eran varios años de convivencia con el poder racional, cuando me atreví a preguntarle, a preguntarme, ¿porque me resistía a aceptar mis emociones ?, ¿ a demostrarlas? sabia que por detrás algo era mas valioso para mi inconsciente que el hecho de sentirme mal cada vez que actuaba cara a la sociedad para no demostrar todo esos miedos, vergüenzas, dudas que siento. Tras darle unas vueltas un día otras vueltas otro, fui por fin consciente no solo del hecho de que eso sucedía repetidamente, sino supe darle una respuesta y a aceptarla, sin escusas: 

 

Tengo miedo a lo que el mundo opine de mi!

 

EL siguiente paso era otra pregunta:

 

¿Que puedo hacer para poder buscar un equilibrio entre ese miedo y el no tener que cargar con la actuación de un yo irreal cara al resto de la sociedad?

 

De nuevo tuve que darle uso a la herramienta mas joven de nuestro cerebro, la capacidad de razonar. Ya sabia que la causa del problema era el miedo a sentirme menos, y sabia que yo era vulnerable. Una realidad difícil de afrontar, pero realmente necesitaba transformarla para poder sentirme bien conmigo mismo.  Y como bien dice la frase: “lo que se resiste persiste, y lo que se acepta se transforma”, por esto:

 

Tuve, tengo y tender que aceptar mi vulnerabilidad cada vez que un miedo, vergüenza o duda se haga dueño de mi ser.

 

 Así, y solo así, seré capaz de abrirme las puertas a la transformación a un ser mas capaz de entenderse y por consecuente entender al resto.

 

 

 

Lo siguiente que os preguntareis vosotros es;

 

¿Que tendrá que ver un juego colectivo como el futbol en todas estas milongas que nos esta c

 

ontando sobre la gestión de sus miedos y de su vulnerabilidad, verdad?

 

Os lo cuento; El futbol, es un juego para personas valientes, muy valientes. Ya que si te lo tomas con seriedad y rigor, estas aceptando a demostrarte en la cancha tal y como eres, te expones a vivir miles de emociones y a actuar en base a ellas, y por supuesto, la gente te juzgara por tus actos. El futbol desnuda tu forma de ser, y demuestra mediante tu comportamiento como eres, con pelos y señales. 

 

Desde pequeño he sentido esto, en el campo siento mucho y pienso poco, después llega el momento de analizar; ¿que siento?, ¿como siento?, ¿cuando siento? y también ¿porque siento?... este tipo de preguntas, te ayudan a entenderte, te ayudan a conocerte y sobre todo te ayudan a aceptarte. Esta exposición es dura al principio, hay que aprender a que el publico, tus compañeros, tus amigos, tu familia… pueden llegar a conocerte, entender o juzgar tus incluso antes de que lo hagas tu, y eso acarreara una serie de sucesos que probablemente no te agraden, como el sentirte juzgado. Por otro lado;

 

el futbol me ha ayudado a aceptarme, tal y como soy, y aceptar también que soy vulnerable, que no soy algo fijo, inerte algo estancado, soy móvil, estoy vivo y por consecuencia puedo cambiar, solo al llegar aquí soy capaz de transformar y progresar como persona conociéndome mas y mas cada día. Por esta simple razón no me queda otra opción de agradecer al fútbol por darme esta oportunidad cada día.

 

Para terminar, os dejo un pequeño fragmento del guion de la película Coach Carter para que cada uno lo interprete y reflexione a su manera:

 

Nuestro mayor miedo no es que no encajemos. 

Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada. 

Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. 

Empequeñecerse no ayuda al mundo; no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor.

Todos deberíamos brillar como hacen los niños; no es cosa de unos pocos, sino de todos.

 

Y al dejar brillar nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo.

 Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros. 

Señor (coach Carter) quiero darle las gracias, me ha salvado la vida"

 

 

 

Mikel Gurrutxaga

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now