+34 688 871 328 (Mikel)

©2018 by Futbolista Frustrado. Proudly created with Wix.com

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Black Circle

Our Recent Posts

October 25, 2019

October 16, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

Please reload

¿Que es el talento?

January 27, 2019

Muy buenas de nuevo, hoy vuelvo con la sección de science, y como ya sabéis, en esta sección analizamos cuestiones relacionadas con el deporte desde un punto de vista científico, es decir, realizando una revisión bibliográfica de varios estudios científicos relacionados con el tema para después sacar mis propias conclusiones sobre este. 

 

El talento, ese concepto tan utilizado hoy en día, como si fuese el comodín de la llamada. En realidad, todos creemos saber que es el talento, pero os invité a parar, y antes de seguir leyendo, intentar definir con vuestras propias palabras este término.

 

Probablemente palabras como capacidad, mejor o super poderes hayan aparecido en vuestras definiciones, contrastemos con la ciencia para ver cuanto se asemeja vuestra definición a las aceptadas por los investigadores:

 

Si acudimos en primer lugar al Diccionario de la Real Academia Española (1984), podemos ver que entre otras definiciones, el término talento se define como “el conjunto de dones naturales o sobrenaturales con que Dios enriquece a los hombres. Dotes intelectuales, como ingenio, capacidad, prudencia, etc., que resplandecen en una persona”, a mi personalmente esta definición me parece muy poco, por no decir nada valida, ya que esos dotes intelectuales con los que dios enriquece al hombre, suena a discurso religioso, que poco se esmera en investigar y entender las razones y el porque de las cosas.  Para Gabler y Ruoff (1979; en Baur, 1993, p. 6), “un talento deportivo es aquel que, en un determinado estado de la evolución, se caracteriza por determinadas condiciones y presupuestos físicos y psíquicos, los cuales con mucha probabilidad, le llevarán, en un momento sucesivo, a alcanzar prestaciones de alto nivel en un determinado tipo de deporte”. Por otro lado, Zatsiorski (1989, p. 283) confirma que “el talento deportivo se caracteriza por determinada combinación de las capacidades motoras y psicológicas, así como de las aptitudes anatomofisiológicas que crean, en conjunto, la posibilidad potencial para el logro de altos resultados deportivos en un deporte concreto”.

 

Como veís estas dos definiciónes se asemejan mucho, y básicamente dicen que el talento son un cumulo de capacidades psico-motoras que te permiten gozar de un rendimiento que otros seres no pueden alcanzar. Es verdad que el talento  como concepto es tal cosa, pero ante definiciones tan genéricas que ni siquiera se atreven a mencionar cuales son esas capacidades psicológicas o físicas, creo que tengo que recurrir a la primera definición que obtuve yo mismo cuando me planteé la misma pregunta que os he planteado antes. En mi opinión, el talento es un termino que  intenta dar respuesta a todas esas preguntas  de porque una persona llega a rendir por encima del resto en deportes individuales, o a ser el factor diferencial en deportes colectivos de cooperación. En otras palabras, utilizamos el termino talento cuando nuestro conocimiento no ha llegado a explicarse de forma lógica cuales son las razones por las cuales alguien rinda por encima del resto. 

 

Sin embargo, en la actualidad, se observa cómo este término “talento” es sustituido en la literatura especializada por el término de “sujeto experto”, de tal forma que, este concepto supone una aproximación totalmente diferente al concepto de talento utilizado hasta el momento; siguiendo a Durand-Bush y Salmela (1996), el concepto de experto es definido como “alguien experimentado, enseñado a partir de la práctica, habilidoso, ágil, dispuesto; con facilidad para rendir a partir de la práctica. Una persona habilidosa o experimentada” (The New Webster, 1965, p. 310, en Durand-Bush y Salmela, 1996, p.88).

 

 

 

Sin duda, son Bloom (1985) y Ericcson y cols. (1993), los máximos representantes de esta teoría, quienes argumentan que la “alimentación” de un jugador (“nurturing”), a través de horas y horas de práctica, es más importante que el talento natural en el desarrollo de la pericia o experiencia. Para estos autores, el nivel de rendimiento está directamente relacionado con la práctica acumulada y que, independientemente de las habilidades individuales, al menos son necesarios 10 años de práctica intensiva para adquirir las habilidades y experiencia requerida para empezar a ser un experto dentro de cualquier contexto. Ericsson y cols. (1993), sugieren que la influencia de lo innato, la influencia de las capacidades básicas específicas (talento) en el rendimiento es muy pequeña, posiblemente desechable, de tal forma que existe una relación directamente proporcional entre la cantidad de práctica y el nivel de rendimiento alcanzado. Para los autores, esta práctica deliberada supone un gran esfuerzo en cuanto a tiempo a emplear (aunque siempre respetando los principios lógicos de trabajo y descanso), en cuanto a la intensidad requerida (ya sea física o mental) y en ningún momento, es intrínsecamente motivante ni divertida (aunque en este último punto, no están muy de acuerdo el resto de los autores, ya que algunos señalan precisamente lo contrario, es decir, la necesidad de que esa práctica sea motivante y divertida, sobre todo, como indica el estudio de Bloom. Este aspecto motivante es especialmente importante en la primera fase de formación del deportista).

 

 

En mi opinión, el termino del “sujeto experto” es también el medio, por el cual el talento se forma y llega a contextos en los que permite despuntar y brillar. Ya que el talento (capacidades físico-psicológicas que permiten a un ser estar por encima del resto en contextos deportivos) necesita también de un proceso de aprendizaje, de experimentación, y la experiencia da ese conocimiento para saber cuales son tus cualidades o talentos, y enseña a crear contextos en los que puedas hacer uso de estos.

 

 

BIBLIOGRAFIA:

 

BLOOM, B.S. Developing talent in young people. New-York, Ballantine. 1985.

 

ERICSSON, K.; KRAMPE, R. y TESCH-RÖMER, C. The role of deliberate practice in the acquisition of expert performance. Phychological review, 100, nº 3, p. 363-406. 1993.

 

BENÍTEZ, M. ¿Qué es un talento deportivo? -2019.

 

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now